Home / sliderok / Timonel

Timonel

Les saludo a todos con mucho cariño en Cristo nuestra Paz: “El Señor Jesús, rostro misericordioso del Padre, esté con todos ustedes”. Hoy celebramos el 29° Domingo del Tiempo Ordinario en el que Jesús nos invita a través de su evangelio a orar incesantemente, de manera especial en los momentos de conflictos o de toma de decisiones, también en los de amargura y de oscuridad. Al igual que la viuda del Evangelio debemos pedir justicia ante las situaciones que se viven en nuestra sociedad. Todos confiemos en el poder de la oración, y como Iglesia pidamos para que reine la justicia y la paz

 

Memoria, verdad y justicia: la desigualdad presente

La formación integral de los seminaristas de Acapulco, que son quienes aspiran a ser sacerdotes de nuestra Iglesia Particular, conlleva también la dimensión social y el aprender el arte de la construcción de la paz, por ello, del 12 al 14 de octubre, como comunidad formativa del Seminario del Buen Pastor, los alumnos del Curso Introductorio, Filosofía y Teología asistieron a la Universidad Loyola del Pacífico para participar del XII Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita, con el tema: “Memoria, verdad y justicia: la desigualdad presente”.

A la base de la inseguridad y la violencia que estamos padeciendo en nuestra sociedad se encuentra la violación de los derechos humanos: del derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad, al respeto a nuestra integridad, entre otros. Por ello, el que los seminaristas, como futuros sacerdotes, asistan a este tipo de Foros, nos da esperanza y nos permite que como Iglesia sigamos abonando a la construcción de la paz a través del acompañamiento a las víctimas y promoviendo los derechos humanos.

Estoy convencido que el arte de Construir la Paz debe ser aprendido por los sacerdotes desde el Seminario, así pues, al vivir esta experiencia, buscamos que los jóvenes se hagan conscientes de la realidad que lacera día a día a nuestra sociedad y se acreciente su corresponsabilidad en la búsqueda de proyectos que respondan a las exigencias de nuestro tiempo.

Los temas de diálogo en el Foro fueron: 1. Marginación, desigualdad y pobreza: causas y consecuencias; 2. Empobrecimiento y trabajo precario como atentado a la justicia social; 3. Desigualdad, pobreza y discriminación; 4. El Pacífico Sur Mexicano y la violación sistemática de los Derechos Humanos; 5. Búsqueda de la memoria, la verdad y la justicia: desapariciones forzadas e impunidad; 6. Verdad y Justicia: búsqueda de las víctimas en México; 7. ¿Impartición de justicia en México?; 8. Retos para la Justicia Social; y 9. Desafíos y responsabilidad del Estado Mexicano en materia de Derechos Humanos.

Invito a todos para que sigamos participando y haciendo nuestro el esfuerzo por Construir la Paz, y lo realicemos de una manera comprometida y decidida, implicando toda nuestra persona, para que con nuestra aportación contribuyamos a la reconstrucción del tejido social y promovamos y defendamos los Derechos Humanos, sobre todo de los más desprotegidos.

 

Urge la paz en Acapulco

Recientemente hemos vivido el Encuentro de Pastoral de la Región Acapulco, y se vislumbran muchos frutos para “Conocer y asumir estrategias de perdón y reconciliación, desde las comisiones, dimensiones y proyectos del plan diocesano de pastoral, para dinamizar el proceso de construcción de paz en la Región”, pues cada programa y metodología que estamos implementando para la Construcción de la Paz, nos ayuda a atender y acompañar las zonas afectadas por la violencia, a dar consuelo y esperanza a las víctimas, y a reconstruir nuestro tejido social.

Es un hecho que la realidad que estamos viviendo en Acapulco y en Guerrero está afectando tristemente a nuestras comunidades, tanto a nivel parroquial como a nivel familiar y social. No nos cansemos de seguir buscando más estrategias para acompañar, dialogar y escuchar a los jóvenes, víctimas de la violencia, para evangelizar y transmitir paz a nuestras familias, para estar presentes con el Evangelio en medio de nuestra sociedad.

Somos conscientes que en Acapulco hay muchas situaciones de levantones, asesinatos, cobros de piso, calles fantasmas por las noches, negocios cerrados, delincuencia e inseguridad. Sin embargo, muchas de nuestras parroquias al comprometerse en la construcción de la paz, concretamente en el acompañamiento de las víctimas de las violencias y de sus familiares, se convierten en luz en medio de las tinieblas y la oscuridad, y en signo de esperanza.

Sigamos todos buscando nuevas formas de evangelizar en todos los ámbitos de nuestro mundo, para hacer presente el mensaje de Paz, de Perdón y Reconciliación. No dejemos que la indiferencia, la irresponsabilidad, la apatía, y la pérdida de valores, se apoderen de nosotros. Como Iglesia incidamos en nuestra sociedad. Promovamos la unidad en nuestro interior, en nuestras familias y en nuestros grupos parroquiales. Vayamos al encuentro de quienes nos necesitan fuera de la Iglesia. Alentemos la práctica de la caridad sobre todo con los más abandonados y marginados. Juntos construyamos la paz.

 

Con mi oración, cariño y bendición

En Cristo, nuestra Paz

+ Carlos Garfias Merlos

Arzobispo de Acapulco

Check Also

El documento “Docat” Doctrina Social de la Iglesia a los jóvenes

Amauri Ponce Fajardo Es una triste realidad escuchar dentro de algunos sectores de la Iglesia ...

Santuario diocesano de San José de fiesta

Diác. Víctor M. Rendón   De verde y amarillo se pintaron las calles de San ...

Retiro de Cuaresma Región Costa Chica 2017

“El Catequista construye la Paz, con Rostro de Misericordia” Dimension Pastoral de la Catequesis Diocesana ...