Home / sliderok / TIMONEL (04-12-2016)

TIMONEL (04-12-2016)

Les saludo a todos con mucho cariño: “La gracia y la paz de parte de Dios nuestro Padre y de Jesucristo el Señor, esté con todos ustedes”. Hoy celebramos el 2° Domingo de Adviento que nos prepara para celebrar el Aniversario del Nacimiento de Cristo, nuestro Salvador. Contemplar y reflexionar sobre el  Misterio, nos hace conscientes del gran amor que Dios ha tenido para entrar en nuestra historia y hacerse uno con nosotros en todo, menos en el pecado. Pidamos a la Santísima Virgen María que nos enseñe a saber esperar y a prepararnos para la Navidad.

 

EL MINISTERIO EPISCOPAL: LLAMADO A SER ITINERANTE

 

Quiero compartir con ustedes las palabras que me ha hecho llegar un amigo sacerdote de la Arquidiócesis de Morelia. Estas palabras, nacidas del corazón, son para mí una motivación a seguir entregándome sin reservas en mi Vocación a la Santidad y en mi Ministerio Episcopal. Fueron publicadas en “Comunidad Cristiana” el pasado 20 de noviembre. Espero les ofrezcan la visión de un hermano sacerdote que me habla desde su experiencia y amistad. Las comparto con gratitud a Dios y a la Iglesia.

 

A MONS. CARLOS GARFIAS MERLOS
¡BENDITO EL QUE VIENE, EN EL NOMBRE DEL SEÑOR!
Por Efrén Cervantes Cervantes

 

El pasado 5 de noviembre por la mañana, nos enteramos que el Papa Francisco había aceptado la renuncia que le presentó el Emmo. Sr. Cardenal Don Alberto Suárez Inda al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Morelia y que había nombrado como noveno Arzobispo de la antigua diócesis de Michoacán a Mons. Carlos Garfias Merlos, trasladándolo de la Arquidiócesis de Acapulco, en donde fungía también como Arzobispo. Esta gozosa noticia ha llenado nuestro corazón de inmensa alegría porque Mons. Garfias Merlos es de casa.

 

En esta Arquidiócesis nació, se formó, ejerció su ministerio como sacerdote y formador en el Seminario Diocesano y de aquí partió en 1996 a Ciudad Altamirano como quinto Obispo de aquella Diócesis. En 2003 fue trasladado a Ciudad Nezahualcóyotl, diócesis ubicada en el área conurbada del Valle de México como su tercer Obispo. En 2010 pasó a Acapulco como tercer Arzobispo. Ahora, con amplitud de miras y colmado de una vasta experiencia pastoral, regresa a su diócesis de origen. Será el trigésimo sexto en la lista de Obispos efectivos de Morelia, el trigésimo quinto sucesor de Vasco de Quiroga y el noveno Arzobispo Metropolitano.

 

Mons. Carlos Garfias Merlos es inquieto, organizado, sabe delegar y seguramente dará continuidad al trabajo pastoral que se ha implementado en Morelia. Conoce a un 60% de nuestro presbiterio. Tiene una gran capacidad para relacionarse con los demás, le gusta el apostolado con los laicos y sabe valorar el testimonio de la vida consagrada. En Acapulco se propuso construir caminos de paz entre aquella población tan lastimada por la inseguridad, la violencia y los desastres naturales, haciendo vida su lema episcopal: “Cristo, nuestra paz”. Los frutos de este trabajo pastoral son palpables. Estoy seguro que aquí, con una realidad tan parecida a la que vive el estado de Guerrero, nuestro nuevo Arzobispo podrá ofrecer pistas de pastoral ante los retos y desafíos tan apremiantes que enfrentamos.

 

Lo vimos partir hace veinte años, lleno de juventud y de vida. Lo extrañó el Seminario y su Curso Introductorio del que fue fundador. Dejó un vacío en la pastoral familiar de Encuentros Matrimoniales. Abrió el surco para sentar las bases de la formación permanente de los sacerdotes conforme al espíritu de la “Pastores dabo vobis”.  Colaboró en la Pre Asamblea Diocesana de Pastoral en febrero de 1996, haciendo equipo con los P.P. Jaime Hernández, Antonio Cerda y los responsables de los secretariados de la Curia de Pastoral. Y no lo perdimos de vista en Altamirano, Neza… y Acapulco. Siempre abierto y disponible, con un profundo amor a la Iglesia, con intensa dedicación a sus sacerdotes, y con una esmerada atención al Pueblo Santo de Dios: “Un pastor con olor a oveja”, como lo está pidiendo el carismático Papa Francisco.

 

Bien podríamos decirle a Mons. Carlos Garfias como le exigieron a Jesús: “Lo que hiciste en Cafarnaum, hazlo ahora en tu patria”, con la certeza de que no va a respondernos: “Nadie es profeta en su tierra”, pues aquí dejó sus primicias sacerdotales, sembró buena semilla y ahora, seguramente, va a recoger abundantes frutos. Llega en plena madurez ministerial. Podrá decirle a su “esposa Morelia” como el poeta: “Cierto, tú has sido fiel: la misma calma, las mismas alboradas deleitosas: torres aladas y canteras rosas, un remanso de paz para mi alma. Igual y fiel te miro, tierra mía…  cuando a tu casa rumorosa vengo…” Morelia tiene su misma alma espiritual y eterna. Luce esplendente en su actividad pastoral, en la apertura apostólica de sus 600 sacerdotes, en sus 1,100 religiosos-as, en los numerosos grupos apostólicos y en el generoso pueblo de Dios, que en actitud noble y respetuosa lo recibe con los brazos abiertos diciéndole: “Bendito el que viene en el nombre del Señor”.

 

Me encomiendo a sus oraciones, y los exhorto a que todos los proyectos de pastoral que hemos impulsado a lo largo de estos 6 años y medio, tengan continuidad y permanezcan con el impulso y la dedicación con que los hemos promovido. Todos los proyectos serán un gran legado si todos nos comprometemos a imprimirles nuestro espíritu y anhelo de alcanzar la paz. Aprovechemos cada día del Adviento para seguir anunciando a Cristo, su Evangelio y su Mensaje de Paz.

 

Con mi oración, cariño y bendición

 

En Cristo, nuestra Paz

 

+ Carlos Garfias Merlos

Administrador Apostólico de Acapulco y

Arzobispo Electo de Morelia

Check Also

El documento “Docat” Doctrina Social de la Iglesia a los jóvenes

Amauri Ponce Fajardo Es una triste realidad escuchar dentro de algunos sectores de la Iglesia ...

Santuario diocesano de San José de fiesta

Diác. Víctor M. Rendón   De verde y amarillo se pintaron las calles de San ...

Retiro de Cuaresma Región Costa Chica 2017

“El Catequista construye la Paz, con Rostro de Misericordia” Dimension Pastoral de la Catequesis Diocesana ...