Inicio / Catequesis Preparacion a la Llegada de un Nuevo Obispo / TEMA 5: Los Obispos con relación a toda la Iglesia

TEMA 5: Los Obispos con relación a toda la Iglesia

Catequesis para prepararnos a la llegada del nuevo pastor

Por Vicaría de Pastoral

 

Objetivo: Entender la autoridad del Obispo y su relación con la Iglesia Universal en el ejercicio de su ministerio.

ORACIÓN INICIAL: invocación al Espíritu Santo 

Tú nos sostienes

¡Cómo revive el ánimo cuando Tú, Espíritu Santo, nos consuelas, nos alientas, e infundes en el corazón el hálito de vida y nos dejas oír tu insinuación confortadora!
Somos testigos de quienes se derrumban ante el dolor, pero también de quienes en la prueba no se arredran y son capaces de alentar a otros de manera magnánima, gracias a que Tú los sostienes. ¡Cómo ayuda el testimonio valiente de los mártires, la fuerza de los que superan las razones de venganza, o los motivos de hundimiento del ánimo, ante la quiebra y la pérdida de seres queridos!
¡Ven, Espíritu Santo, Consolador! Sé Tú nuestro compañero de camino en estos tiempos tan recios, y haznos mediación de tu misericordia consoladora.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Ejercicio de la potestad del Colegio de los Obispos

Los obispos, por el hecho de su consagración sacramental y por la comunión jerárquica con la cabeza y los miembros del Colegio, quedan constituidos miembros del cuerpo episcopal. “Más el orden de los obispos, que sucede al Colegio de los Apóstoles en el magisterio y régimen pastoral, y en el cual se continúa el cuerpo apostólico, juntamente con su cabeza, el Romano Pontífice, y nunca sin Él, es también sujeto de suprema y plena potestad en toda la Iglesia, potestad que ciertamente no pueden ejercer sin el consentimiento del Romano Pontífice”. Este poder se ejerce “de un modo solemne en el Concilio Ecuménico. Por tanto, determina el sagrado Concilio que todos los obispos que sean miembros del Colegio Episcopal tienen derecho a asistir al Concilio Ecuménico”.

“La misma potestad colegial pueden ejercerla juntamente con el Papa los obispos dispersos en toda la tierra, con tal que la cabeza del Colegio los convoque a una acción colegial o, a lo menos, apruebe o reciba libremente la acción unida de los obispos dispersos, de forma que se constituya un verdadero acto colegial”.

 

Los obispos, partícipes de la solicitud para todas las iglesias

Los obispos, como legítimos sucesores de los apóstoles y miembros del Colegio Episcopal, deben, por tanto, reconocerse siempre unidos entre sí mostrándose solícitos por todas las Iglesias, porque por institución de Dios y exigencias del ministerio apostólico, cada uno debe ser fiador de la Iglesia juntamente con los demás obispos. Deben sentir, sobre todo, interés por las regiones del mundo en que todavía no se ha anunciado la palabra de Dios y por aquellas en que, por el escaso número de sacerdotes, están en peligro los fieles de apartarse de los mandamientos de la vida cristiana e incluso de perder la fe.

Por lo cual el obispo debe poner todo su empeño en que los fieles sostengan y promuevan con ardor las obras de evangelización y apostolado. Procurando, además, preparar dignos ministros sagrados e incluso auxiliares, tanto religiosos como seglares, para las misiones y los territorios que sufren escasez de clero. El obispo debe también tener interés en que, en la medida de sus posibilidades, vayan algunos de sus sacerdotes a las referidas misiones o diócesis, para desarrollar allí su ministerio sagrado para siempre o, a lo menos, por algún tiempo determinado.

Los obispos, deben considerar que, en el uso de los bienes eclesiásticos, tienen que tener también en consideración las necesidades no sólo de su diócesis, sino de las otras Iglesias particulares, puesto que son parte de la única Iglesia de Cristo.

 

Los Obispos en sus diócesis

  1. a) Los obispos, como sucesores de los apóstoles, tienen por sí, en las diócesis que se les ha confiado, toda la potestad ordinaria, propia e inmediata que se requiere para el ejercicio de su oficio pastoral, salvo en toda la potestad que, en virtud de su cargo, tiene el Romano Pontífice de reservarse a sí o a otra autoridad las causas.
  2. b) Todos los obispos diocesanos tienen la facultad de dispensar, en caso particular, de una ley general de la Iglesia a los fieles sobre los que ejercen la autoridad según derecho, siempre que lo juzguen conveniente para el bien espiritual de ellos, mientras no se trate de algo que se haya reservado especialmente la autoridad suprema de la Iglesia.

 

ORACIÓN FINAL

ORACIÓN PARA PEDIR OBISPO:

Señor, Tú que elegiste a tus Apóstoles como continuadores de tu Obra de Salvación, y dispensadores de tus misterios, te pedimos que envíes a nuestra Iglesia Diocesana un Buen Pastor, que anuncie con alegría el Evangelio, que sea Padre y que vaya en busca de la Oveja perdida y cure a la herida.

 

Danos Señor un Pastor, sensible a la realidad de nuestro Pueblo, que sufre por la inseguridad y la violencia; concédele sabiduría para que consuele, acompañe a las víctimas y promueva el trabajo por la Paz.

 

Que sepa guiar con amor y paciencia el rebaño a él confiado en tu nombre; que sea ejemplo para sus hermanos en el ministerio sacerdotal, un verdadero Maestro y Guía de tu Pueblo Santo.

Amén.

 

Check Also

TEMA 3: EL OBISPO: APÓSTOL QUE SANTIFICA A SU PUEBLO

CATEQUESIS PARA PREPARARNOS A LA LLEGADA DEL NUEVO PASTOR  POR: VICARÍA DE PASTORAL   OBJETIVO: ...

TEMA 2: EL OBISPO: APÓSTOL PREDICADOR

CATEQUESIS PARA PREPARARNOS A LA LLEGADA DEL NUEVO PASTOR POR: VICARÍA DE PASTORAL   OBJETIVO: ...

TEMA 1: LA SEDE VACANTE Y LA FIGURA DEL ADMINISTRADOR APOSTÓLICO

   CATEQUESIS PARA PREPARARNOS A LA LLEGADA DEL NUEVO PASTOR POR: VICARÍA DE PASTORAL    ...