Home / Catedral Nuestra Señora De La Soledad

Catedral Nuestra Señora De La Soledad

El actual edificio de la Catedral de Acapulco se ubica en una construcción levantada a comienzos del siglo XX en el Centro de dicho puerto. Frente a la catedral se encuentra la plaza Juan N. Álvarez llamada popularmente “zócalo”.

Conocida también con el nombre de su advocación, Catedral de Nuestra Señora de la Soledad, y sede episcopal de la arquidiócesis de Acapulco desde 1958, combina arquitectónicamente estilos que se amalgamaron durante y después de la construcción, ya que se pueden admirar detalles tanto de la arquitectura neocolonial, como del estilo morisco y bizantino, este último en la cúpula y las torres. El interior de la iglesia se encuentra decorado con azulejos y mosaicos dorados.

El edificio que actualmente ocupa la Catedral siempre ha estado destinado al culto público, desde la creación de la Parroquia en 1555.

ANOTACIONES HISTORICAS
Sobre el Templo, la Imagen , de Nuestra Señora
de la Soledad y la Diócesis.

EL TEMPLO:
Antecedentes. A pocos años de la conquista era Acapulco un pueblo de pescadores que vivían en casitas de bajareque o cercadas de varas con techo de palapa o zacate. La primitiva capilla siguió esta misma suerte.
Posteriormente los nativos lugareños se preocuparon por hacer una construcción más consistente, aunque pequeña, de adobe y teja. Claro que construcciones tan endebles en una zona tan sísmica y azotada por ciclones y huracanes, es fácil comprender que se fueron sucediendo unas a otras pocos años.
No fue sino hasta la última década del siglo XIX cuando se hicieron unos muros de mampostería que serían la base del templo que más tarde adaptarían.
Este templo simula tener tres naves. Estaba techada de lamina de Zinc.
La parte central era a dos aguas y a una las de los costados.

El Templo Actual:
A raíz de un fuerte ciclón del 26 de mayo de 1938 que materialmente destechó al templo haciendo volar las láminas en diversas direcciones, lo que les obligó a hacer una nueva construcción.
En tal situación los fieles tenían que asistir a sus servicios religiosos con sombrillas y paraguas.
Ante esta incómoda situación un grupo animoso de damas porteñas se avocó a la nada fácil tarea de organizarse para remediar este estado de cosas.
Quienes encabezaron en un principio este trabajo fueron la Srita. Eduwiges Muñúziri y las Señoras Ángela Lobato, Apolonia Altamirano y Chechita Sotelo, entre otras.
Con la anuencia del Sr. Cura Florentino Díaz Martínez tuvieron su primera junta en la tienda de las tres B. Recaudaron en esa primera ocasión la suma de $ 14,000.00.
En juntas posteriores se procedió a formar un comité pro- construcción que quedó formado por las siguientes personas: Presidente, Excmo. Sr. Leopoldo Díaz Escudero, Vice-Presidente, Cango. Constantino Arizmendi, Secretario Pedro Díaz y Pepe Díaz Cañedo Como Tesorero
La dirección arquitectónica de la obra se la encomendaron al Arq. Federico Mariscal que a la Sazón dirigía las obras de la Catedral de Chilapa.
Como el Arq. Mariscal residía en la ciudad de México puso como inmediato responsable al Ing. Miguel Madrigal.
El templo de Nuestra Señora de la Soledad tiene un estilo arquitectónico que nos recuerda los templos y basílicas orientales. La planta tiene forma de cruz griega, es decir los cuatro brazos iguales.
La cúpula central es de estructura metálica con 18 metros de diámetro sobrecuerta de azulejo de talavera y remate de linternilla y cruz.
La cúpula mediana que con remates similares está flaqueada por bóveda de cañón y cubren el presbiterio, oficinas y recámaras para sacerdotes.
El frontis, todo de blanco, está enmarcado por un arco que va del piso hasta la parte superior delimita las torres de la puerta mayor, ventanales redondos en la parte superior que ostentan ,los monogramas de Jesucristo, en el centro, de María ,a la derecha de San José a la izquierda y las imágenes de estos mismos esculpidas en cantera rosa.

Las Torres, aparentemente de un solo cuerpo (son en realidad dos) están coronadas de sendas esferas caladas recubierta talvez de azulejo salpicado de estrellas y rematadas con una cruz.

En estas obras como siempre es el pueblo sencillo y piadoso el que grano a grano fue aportando para esta construcción. Y por supuesto las familias de antiguas reigambre en Acapulco fueron las que con su afán tesonero acompañaron la construcción hasta el final allá por lo años de 1956. Los Lobato, Los Fernández, Los Muñúzuri, Los Hudson. Los Añorve, Los Batani. Los Alonso, etc, etc o personalidades como el Gral. Juan Andréu Almazán, Santiago Galas, Beatriz Velazco de Alemán, por citar solo algunas
Los sacerdotes que estuvieron al frente además del padre Florentino fueron los padres Galdino González, Jesús y Antonio Jiménez, Cangos Bernardo García y Gabriel Ocampo, Jorge Parra.
Casi 20 años duro la construcción de esta obra. Como era costumbre entonces cada vez que estaba terminada una parte importante se bendecía, pero no hay constancia de que se haya dedicado a la Patrona.

DEDICACIÓN:
Por eso en este “AÑO JUBILAR DIOCESANO” el Sr. Obispo y sus colaboradores en esta Parroquia han querido DEDICARLA con el rito solemne litúrgico propio para estas ocasiones, hoy 25 de marzo de 1983. Motivos mas que suficientes. Desde luego hoy es la Solemnidad de la Anunciación y En carnación de Nuestro Señor, hoy es Viernes de Dolores, Solemnidad Patronal; hoy en la Ciudad Eterna el Papa Juan Pablo II declara abierto el “EL AÑO SANTO DE LA REDENCIÓN” por los 1950 años de la muerte redentora de Cristo. Hoy se cumple 9 años de la Ordenación Episcopal del Pastor de Nuestra Diócesis.
Habiéndose además terminado la reconstrucción y remodelación del inmueble después de que fue seriamente dañado por los temblores de 1957, 1961 y 1978, modificando substancialmente su interior para ponernos a tono con la liturgia del Vaticano II, se hacía necesario esta DEDICACIÓNque por otra parte no se había hecho.

LA PATRONA:
La Imagen de Nuestra Señora de al Soledad fue traída probablemente de España por los primeros misioneros. Ya aparece en Acapulco en 1566. Por estas fechas el segundo Arzobispo de México, Fr. Alonso de Montúfar, O.P. pidió al Rey Felipe II, como era costumbre en ese tiempo, que proveyera de párroco a Acapulco. En ese entonces el Arzobispo de México llegaba hasta estas costas.
Como un temblor del 21 de abril de 1776 destruyera casi por completo el templo tuvo que ser trasladada la venerada Imagen Al Fuerte de San Diego.
Como el pueblo y autoridades quisieran honrarla por singulares favores recibidos, lo hicieron con gran regocijo de todos.
En crónica inédita encontramos lo siguiente “el 8 de diciembre de 1812, las autoridades religiosas, civiles y militares, en fraternal consorcio, proclamaron a Nuestra Señora de la Soledad Patrona de Acapulco y general de las tropas acuarteladas en el Castillo. El comandante de ellas, D. Pedro Antonio Vélez, ciñó a la Venerable Imagen con la Banda de General y, en señal de vasallaje, puso en sus manos un bastón de mando. El pueblo que presencio la escena aplaudió emocionado a aquel gesto caballeresco y filial, mientras se disparaban salvas de artillería con manifestación de jubilo” .
En 1820 fue puesta nuevamente en su nicho del templo parroquial.
En 1841 el Sr. Cura José Ma. Lozano Deza la envío a la Cd. de México para ser retocada. Allá mismo la bendijo el primer Arzobispo de Origen Mexicano D. Manuel Posada y Garduño y regresada a este Puerto que salió a recibirla con grande júbilo hasta las afueras de la Población. Desde ahí fue traída procesionalmente hasta el templo y puesta nuevamente en su nicho a la veneración del pueblo cristiano acapulqueño.
Para conmemorar aquel hecho insigne del pueblo y autoridades (de haberla nombrado Patrona también de la Ciudad y Puerto) en 1965, (153) años después, fue coronada con corona pontificia por el primer Obispo de Acapulco el Excmo. Sr. José P. Quezada Valdés.
Al presente le honramos de manera singular en dos épocas del año litúrgico, el Viernes anterior al Domingo de Ramos y el 15 de septiembre.

LA DIÓCESIS:
El Delegado Apostólico Luis Raimondi, con ocasión de los estragos que causo el temblor de1957 visito la región afectada que fue sobre todo la Costa Chica.
Al pasar por Acapulco se dio cuenta del potencial religioso que había y sugirió la creación de una nueva Diócesis que tuviera como sede el Puerto de Acapulco y la Parroquia de Nuestra Señora de la soledad como Catedral.
En efecto el 28 de marzo de 1958 en ciudad del Vaticano se publicaba la Bula Quo aptiori por la que se creaba la nueva diócesis de Acapulco que comprendía toda la faja costanera del estado de Guerrero con 25 mil kilómetros cuadrados. La firmaba el Papa Pio XII. En diciembre del mismo año le era asignado su primer pastor en la persona del Excmo. Sr. José P. Quezada que la gobernó durante casi 17 años tocándole lo difícil del arranque de su Diócesis de la que tomo posesión el 24 de enero de 1959, siendo ordenado Obispo al día siguiente por el Sr. Cardenal José Garibi y Rivera.
Lo promovió el Papa Juan Pablo XXIII.
Al presente está al frente de ella el Excmo. Sr. Rafael Bello Ruiz, que fuera rector del Seminario menor de Acapulco, párroco de la Sagrada Familia, Obispo Auxiliar del Sr. Quezada y desde el 29 de junio de 1976, Obispo Residencial. El Papa Pablo VI le confirió este Oficio.
Este Año Jubilar esperamos que traiga muchas gracias para el Obispo Diocesano y para la porción del pueblo de Dios que se le ha encomendado.

AÑO JUBILAR DIOCESANO 1983-1984
Acapulco, Gro. 25 de marzo de 1983