Home / Pastoral de la Cultura

Pastoral de la Cultura

En 1999, aparece un valioso documento para nuestro cometido: CONSEJO PONTIFICO DE LA CULTURA, Para una pastoral de la cultura.

A la hora de identificar y definir qué entedemos por pastoral de la cultura, en el n. 6 de dicho documento se afirma expresamente que “deriva de la misión misma de la Iglesia en el mundo contemporáneo”. Dicha misión, renovada en sus exigencias, no es otra que el anuncio de la Buena Nueva y por tanto del destino del hombre en el designio de Dios.

Los desafíos de la nueva cultura, y sus centros de interés, se pueden identificar en las siguientes claves de identidad: urbanización galopante, desarraigo cultural, medios de comunicación, resurgimiento de nacionalismos, ecología, bioética, ocio y tiempo libre, pluralismo religioso.

A la hora de preguntarnos por algunas propuestas concretas para hacer realidad una verdadera pastoral de la nueva cultura, y siguiendo el documento señalado, podemos afirmar las siguientes tesis (nn. 2537):

  1. La pastoral de la cultura no es otra cosas que una evangelización integral e inculturada.
  2. Dos palabras clave, e inseparables, son las de diálogo y discernimiento.
  3. No se pueden despreciar “los denominados lugares o ámbitos ordinarios” donde la fe se encuentra con la cultura de “forma natural”: piedad popular, parroquias.
  4. No olvidar que el mundo de la educación es un campo privilegiado para promover la inculturación de la fe, particularmente el mundo universitario.
  5. Los Centros de formación teológica y los centros culturales católicos son mediaciones privilegiadas para dicha pastoral de la cultura.
  6. El evangelizador de la cultura no puede despreciar el uso adecuado de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías informáticas.
  7. Se debe realizar un esfuerzo especial por evangelizar los campos de la bioética y promover Academias a favor de la Vida.
  8. Institucionalmente, y de forma personal, es urgente el diálogo con los artistas y creadores de opinión y de modas.
  9. No olvidar el valor real, y no sólo potencial, que ofrecen el patrimonio cultural y el denominado turismo o peregrinación religiosa.

Todo lo anterior requiere una pastoral de la cultura renovada por la fuerza del Espíritu, con nuevos métodos, ardor y lenguajes. Siendo conscientes, en el fondo, de que la pastoral de la cultura, en sus múltiples expresiones, no tiene otro objetivo que ayudar a toda la Iglesia a cumplir su misión de anunciar el Evangelio, para suscitar culturas transformadas por la prodigiosa novedad de Cristo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>