Inicio / Actualidad / COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA DE ACAPULCO

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA DE ACAPULCO

encabezado-provincia

05 de Enero de 2017

A las comunidades diocesanas y a los agentes de pastoral
A las autoridades civiles y a las organizaciones e instituciones sociales
A la sociedad civil y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Les saludamos con gozo y esperanza en este tiempo de Navidad. Deseamos que la alegría y la paz, inunden sus corazones, y que este año 2017 sea una oportunidad para seguir construyendo juntos el Reino que nos ha llegado con el nacimiento del Salvador.

En estos días en Guerrero, como en todo el país, se vive un ambiente y un contexto de irritación, desconcierto, preocupación, confrontación, enojo, inconformidad, desilusión, desesperanza, todo por la violencia, la impunidad, la corrupción y el aumento del precio de los combustibles. La sociedad civil se siente engañada y manipulada por el gobierno en turno. Nuestros pueblos y comunidades no perciben, en los diferentes niveles de gobierno, la voluntad ni las estrategias y acciones adecuadas que ayuden a salir de las grandes emergencias por las que hoy estamos pasando.

En la Provincia Eclesiástica de Acapulco nos hemos detenido un poco en el camino, para discernir lo que desde nuestra misión nos toca aportar a la paz en Guerrero y en todo México. Queremos dar nuestro aporte para el diálogo, la reconciliación y la pacificación del Estado de Guerrero y del País, construyendo un modelo que nos ayude a Evangelizar y pueda ayudar a que como Iglesia podamos impulsar la Paz en el país. Nuestro anhelo es que los que  están afectados por la violencia puedan construir la paz y acompañar a las víctimas de las violencias.

Desde el trienio pasado 2013 – 2015 hemos asumido como eje transversal el tema de la construcción de la paz, así como dar un enfoque de construcción de paz a toda la pastoral. Es por ello que desde nuestra experiencia decimos que para construir la paz es necesario atender las situaciones de emergencia como es el caso de las víctimas de las violencias que ya existen y que necesitan ser atendidas de manera inmediata. También es necesaria la construcción de capacidades para intervenir de manera eficaz en las diversas acciones relacionadas con la construcción de la paz, como pueden ser la resolución de conflictos, la atención a las víctimas de las violencias, el análisis social, el discernimiento de estrategias, la acción política para la paz, acciones no violentas, y demás. Por otra parte, tiene que tomarse en cuenta la acción directa, a largo plazo, para generar nuevos modelos de desarrollo que incluyan condiciones sociales, políticas, económicas y culturales que favorezcan la justicia, la verdad, la fraternidad y la paz. Se trata de una estrategia de prevención que desactive los factores de la violencia.

Como Provincia Eclesiástica de Acapulco, hemos recorrido juntos un camino de construcción de paz, buscando diversas formas  de acercarnos y de atender a los más necesitados, en especial a los hermanos que han sido víctimas de la inseguridad y la violencia. Para continuar y consolidar este camino, nos hemos reunido este 4 y 5 de enero del 2017 en Villas Belén, de Pie de la Cuesta en Acapulco, con el objetivo de compartir estrategias y metodologías de construcción de paz, que estamos implementando en cada diócesis, para favorecer la comunión, la solidaridad y la subsidiariedad pastoral de la Provincia de Acapulco.

 Asumimos como compromiso del encuentro que la paz y la misericordia sean los ejes transversales de la pastoral en las comisiones y dimensiones en cada una de las diócesis que integran la provincia; El Semanario “Mar Adentro”, destinará una sección para comunicar el trabajo que cada diócesis está realizando en la construcción de la paz; Cada una de las diócesis compartirá las experiencias que está realizando y que tienen incidencia en la vida de los pueblos, que pueden ser de ayuda para las otras diócesis y concretándose en talleres; asumiremos las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE) y la Celebración del Día de la Creación (4 de octubre).

En cuanto a la situación que estamos viviendo en este momento como país con tantas manifestaciones de descontento y enojo en los diferentes estados, urgimos al gobierno federal y todas las instancias involucradas que se replantee esta decisión que beneficia a una minoría y que tanto daño está haciendo al pueblo. Proponemos un diálogo inmediato con todos los expertos y actores más cualificados en la materia de la sociedad civil para encontrar una mejor solución.

Agradecemos de forma infinita a Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo Electo de Morelia y Administrador Apostólico de Acapulco, todo el empeño, el compromiso, dinamismo, creatividad en todo el proceso de paz que estamos construyendo. Y le deseamos abundantes frutos pastorales, en la nueva misión que el Papa Francisco le ha encomendado como Arzobispo de Morelia.

 Como obispos de esta provincia de Acapulco, afirmamos que somos una iglesia que construye su propia historia y su propio devenir en el tiempo, que busca ser fiel a Dios y servir de forma preferencial a los que viven en las periferias y buscan paz, consuelo y misericordia. La Provincia Eclesiástica de Acapulco, quiere ser una iglesia en salida que brinde misericordia a los que sufren y a las víctimas de las violencias.

Pedimos a Santa María de Guadalupe y los santos guerrerenses,  San Margarito Flores y San David Uribe que nos acompañen en esta emergencia nacional y en este compromiso evangelizador en el que ellos nos antecedieron. Con cariño les hacemos llegar nuestra oración y bendición.

  

 Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco