Inicio / Comunicados / Comunicado 46-16

Comunicado 46-16

Acapulco, Gro., a 18 de diciembre de 2016

Comunicado 46-16

 

EL SECTOR JUVENIL, EL MÁS GOLPEADO POR LA VIOLENCIA

 

Según datos de la Fiscalía General del Estado, el sector de la población en Acapulco más golpeado por la ola de inseguridad y violencia son los jóvenes. Del 1 de enero al 31 de octubre se registraron 980 homicidios violentos, de los cuales el 48. 4% se cometieron hacia jóvenes entre 15 y 35 años de edad.

Ante esta realidad surge el reto y la necesidad, tanto para el estado como para la Iglesia y para todas las instituciones,  de atender al sector juvenil, uno de los más lastimados en nuestra sociedad. En Guerrero y Acapulco tenemos un problema serio: “Jóvenes y adolescentes en situación de riesgo, sin oportunidades de desarrollo integral”.

En la Arquidiócesis de Acapulco, desde hace tres años, hemos iniciado el programa Centro Jóvenes por la Paz, orientado a prevenir la violencia, contrarrestar la grave situación de pobreza y  el deterioro del tejido social en el sector juvenil. Este programa va dirigido a todos los jóvenes,  católicos, protestantes o no creyentes,  se pretende realizar en espacios abiertos a la sociedad civil, buscando atraer a las masas juveniles.

La propuesta consiste en desarrollar un programa integral desde los propios jóvenes, despertando toda la creatividad que poseen, se  busca que la Iglesia salga al encuentro de los jóvenes, en los lugares donde estos se encuentran, es un modelo que considera la música, el deporte, el arte, el teatro, el cine y articularnos en torno a un programa de construcción de paz, donde los protagonistas sean los propios jóvenes. Otro aspecto fundamental del proyecto consiste en cambiar el modelo tradicional de pastoral juvenil, donde solo aquellos jóvenes que se acercan a la Iglesia  forman parte de ella, la idea es acompañar a todos los jóvenes en su proceso de crecimiento y estar con ellos, aun en situaciones críticas, como las adicciones, la falta de oportunidades de empleo y de estudio,  para que no sean presa fácil de la delincuencia organizada.

 

LA VERDAD, CONDICIÓN INDISPENSABLE PARA RECONSTRUIR LA SOCIEDAD Y LA PAZ

 

Ocultar la realidad que vivimos a diario y negar a las víctimas de la inseguridad y la violencia, no favorecen a la construcción de la paz. La realidad por más dura y cruel que sea tiene que ser reconocida como condición indispensable para transformarla y construir la paz. Esconder, disimular o negar la violencia agravan la “crisis humanitaria” que vivimos; revela la disfuncionalidad de las instituciones; la incapacidad de elaborar estrategias integrales y de largo plazo; retrasa el desarrollo de los pueblos y comunidades; oculta un sistema político y social que se ha corrompido.

Para la construcción de la paz se requiere como condición indispensable asumir la verdad; anteponer el bien común por encima del bien personal; la supremacía del desarrollo de los pueblos que el desarrollo de una carrera política personal; estar al servicio del pueblo antes que servirse de él. Todo ello requiere tener el coraje y la honestidad de asumir con toda claridad que tenemos una sociedad descompuesta (con todas sus instituciones) y de que todos somos responsables de esta descomposición social. Es necesario que todos: estado, políticos y sociedad nos asumamos como parte del problema de la inseguridad y la violencia. Que larguemos el miedo y asumamos cada quien la parte de responsabilidad que nos corresponde. Solo así estaremos en condiciones de construir la paz.

Check Also

Clausura de cursos del colegio Leopoldo Díaz Escudero

El miércoles 5 de julio, a las 8:00 de la mañana, tuvo lugar la celebración ...

47° Aniversario de Ordenación Sacerdotal del padre Rumbo Alejandri

  El 10 de julio de 1970, en la parroquia de San Bartolomé Apóstol de ...

Taller de Sanación de la Renovación Carismática

En el marco del festejo de los 50 años de la Renovación Carismática Católica en ...