Home / Comunicados / Comunicado 38-16

Comunicado 38-16

Acapulco, Gro., a 16 de Octubre de 2016

Comunicado 38-16

Semana de Ejercicios Espirituales de los sacerdotes de Acapulco

La semana del 10 al 14 de octubre, los sacerdotes de la Arquidiócesis de Acapulco, realizaron su “Semana de Ejercicios Espirituales”. En esta ocasión, la sede fue el Monasterio Benedictino “Nuestra Señora de los Ángeles” en Ahuatepec, Morelos. Los ejercicios espirituales son para los sacerdotes un tiempo anual de oración y una experiencia de encuentro con Dios que les favorece la reconciliación, la renovación interior y la Paz personal.

En el marco del proceso en construcción de paz y del Plan de Formación Permanente, los ejercicios espirituales tienen como propósito sensibilizar y dotar de herramientas a los sacerdotes de Acapulco, para que “reconciliados y renovados interiormente”, sean los principales promotores de la paz y la transformación de sus comunidades parroquiales. Se trata de realizar nuestro ministerio sacerdotal como un proceso de sanación y renovación interior que nos ponga en condiciones para acompañar sobre todo a las personas afectadas por la violencia; ser mediadores en resolución de conflictos; e impulsar la comunión entre los diferentes actores y sectores de la sociedad.

Agradezco a todos los fieles laicos la oración que han hecho por sus sacerdotes. La vida espiritual del sacerdote ha de ser una prioridad. Es necesaria la reconciliación, la renovación interior de cada uno de nosotros para vivir más intensamente nuestro ministerio y de esta forma seguir abonando al proceso de paz y de atención a víctimas en nuestra diócesis.

Evangelizar desde la misión es construir la Paz

El domingo 23 de octubre, celebramos en la Iglesia la Jornada Mundial de las Misiones. Esta jornada mundial de la misiones nos recuerda cada año que la razón de la Iglesia es la misión. La Iglesia ha nacido y ha de existir para evangelizar.

La Iglesia de Acapulco, marcada desde hace más de cincuenta años por el fenómeno de la inseguridad y la violencia, ha ido tomando conciencia poco a poco que evangelizar es construir la paz. Que la construcción de la paz es componente esencial de la evangelización. Que su fidelidad el evangelio está en relación con la construcción de la paz. Y que las periferias son las víctimas.

Los cristianos en un contexto de inseguridad como el que vivimos en Guerrero y Acapulco, tenemos la tarea de ser constructores de la paz en los lugares donde vivimos y trabajamos esto implica distintas tareas: Vigilar que las conciencias no cedan a la tentación del egoísmo, de la mentira y de la violencia… (cfr. Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna 177).

La situación de inseguridad y violencia que vive México exige una respuesta urgente e inaplazable de la misión evangelizadora de la Iglesia. Esta respuesta parte del reconocimiento de las insuficiencias en el cumplimiento de nuestra misión, pues la crisis de inseguridad, el alto índice de corrupción, la apatía de los ciudadanos para construir el bien común y las distintas formas de una violencia, que llega a ser homicida, son diametralmente opuestas a la propuesta de Vida Nueva que nos hace el Señor Jesús (cfr. Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna 186).

Check Also

El documento “Docat” Doctrina Social de la Iglesia a los jóvenes

Amauri Ponce Fajardo Es una triste realidad escuchar dentro de algunos sectores de la Iglesia ...

Santuario diocesano de San José de fiesta

Diác. Víctor M. Rendón   De verde y amarillo se pintaron las calles de San ...

Retiro de Cuaresma Región Costa Chica 2017

“El Catequista construye la Paz, con Rostro de Misericordia” Dimension Pastoral de la Catequesis Diocesana ...