Inicio / Actualidad / Comunicado 01-17

Comunicado 01-17

Acapulco, Gro., a 08 de Enero de 2017

Comunicado 01-17

El próximo miércoles, 18 de enero a las doce del día en una Misa que concelebraré, en el estadio Venustiano Carranza, con los obispos de México que puedan acompañarme, tomaré posesión como Arzobispo de Morelia. A pocos días de partir a esta nueva encomienda que su Santidad, el Papa Francisco me ha dado, quiero expresarles mis sentimientos de gratitud y esperanza:

 

De gratitud a la Arquidiócesis de Acapulco:

Gracias a esta amada Iglesia de Acapulco. Gracias por haberme acogido como su pastor, su hermano e hijo. Gracias porque asumimos el gran reto y tarea de construcción la Paz, así como dar un enfoque de construcción de Paz a toda la acción pastoral de esta Iglesia Diocesana. Porque aprendimos juntos que para construir la Paz era necesario atender las situaciones de emergencia como son las víctimas de la violencia; lo que implicaba formarnos en capacidades específicas, a fin de intervenir de manera eficaz en las diversas acciones relacionadas con la construcción de la Paz; conscientes además de que habría que tomarse en cuenta acciones en el corto, mediano y largo plazo, para generar nuevos modelos de desarrollo que incluyan condiciones sociales, políticas, económicas y culturales que favorezcan la justicia y la Paz. Mi gratitud para con todas las personas: sacerdotes, religiosas y religiosos, y para con todos los laicos que asumieron toda esta gran estrategia de prevención que apunta a desactivar los factores que generan la violencia.

Gracias por este tiempo que recorrimos, fueron seis años, cinco meses y veintiséis días, en los que siempre buscamos diversas formas de acercarnos y de atender a los más necesitados, en especial a los hermanos que fueron en este tiempo víctimas de la inseguridad y la violencia. Quiero agradecer de forma explícita el esfuerzo de muchos de ustedes, hombres y mujeres que preocupados por el flagelo de la violencia, se llenaron de valor, fuerza y creatividad e hicieron suyo el sueño de construir la Paz y llenaron de consuelo y esperanza a muchos hermanos.

Gracias porque juntos recuperamos nuestra capacidad de soñar que es posible la Paz en Acapulco y Guerrero. El sueño de la Paz ha despertado en nosotros y espero que crezca más la esperanza y la creatividad. Actitudes indispensables para la lucha y el esfuerzo de construir la Paz. Gracias porque aprendimos a soñar un mundo distinto, sin violencia, y es así que seguiremos comprometidos ustedes en Guerrero y yo en Michoacán  con  lograr condiciones para la verdad, la justicia, el perdón y la reconciliación en nuestros pueblos, Acapulco y Morelia.

 

Voy a Morelia lleno de esperanza, siguiendo los pasos de Tata Vasco:

Voy lleno de esperanza, para continuar los procesos de evangelización en la arquidiócesis de Morelia y aportar desde mi experiencia formar para consolidar, fortalecer y dinamizar las estructuras pastorales de la Arquidiócesis. Para que estas sean más expansivas, abiertas, misioneras y continuemos favoreciendo una Iglesia en salida. Una iglesia que salga de la comodidad y vaya a las periferias que necesitan la luz del Evangelio, como afirma el Papa Francisco. Sueño, en una Iglesia abierta, acogedora, fraterna y solidaria con todos, pero en especial con aquellos que sufren y necesitan de más ayuda y consuelo, seguiré con la opción por las víctimas de las violencias como la expresión más viva del compromiso de la Iglesia.

Voy lleno de esperanza, para confirmar en la fe a mis hermanos; para anunciar y testimoniar que Cristo es nuestra Paz, sólo Él nos da la verdadera Paz, por lo que evangelizar en el contexto actual, marcado por la inseguridad y la violencia, es construir la Paz. Construir la Paz con los diferentes actores y sectores de la sociedad; e iniciar con el acompañamiento integral de las víctimas de las violencias.

Voy lleno de esperanza, para ofrecer mi aporte para el diálogo y la Reconciliación en Morelia. Diálogo con el Estado y la Sociedad, para que juntos construyamos caminos y respuestas que promuevan mejor la dignidad de las personas y el bien común. Un diálogo social franco, sincero, abierto con las diversas fuerzas políticas; diálogo que después se transforme en acciones en favor de los vulnerables.

A todos mi gratitud, mi cariño, mi oración y bendición.

Check Also

Clausura de cursos del colegio Leopoldo Díaz Escudero

El miércoles 5 de julio, a las 8:00 de la mañana, tuvo lugar la celebración ...

47° Aniversario de Ordenación Sacerdotal del padre Rumbo Alejandri

  El 10 de julio de 1970, en la parroquia de San Bartolomé Apóstol de ...

Taller de Sanación de la Renovación Carismática

En el marco del festejo de los 50 años de la Renovación Carismática Católica en ...