Inicio / Pastoral Biblica

Pastoral Biblica

1. Lo que es la pastoral bíblica.

La pastoral bíblica es todo aquel trabajo que hace la comunidad eclesial en torno a la Sagrada Escritura, su lectura, interpretación, celebración y vivencia, con el fin de que ella sea “sustento y vigor de la Iglesia, fortaleza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente pura y perenne de vida espiritual” (DV 21). No solamente unas cuantas personas, ni tampoco un equipo, sino toda la comunidad es la responsable de la lectura, interpretación, celebración y vivencia. Estos cuatro pasos son la garantía de que la Palabra no se quedará en un mensaje estéril sin dimensiones comunitarias ni como palabra muerta; ya que la pastoral bíblica no es aprender “cosas” de la Biblia, sino provocar una experiencia de Dios que nos lleva a conformar nuestra vida con la voluntad de Dios.

 

2. La pastoral bíblica, auténtica pastoral.

Ya vimos en el tema anterior que la Sagrada Escritura no puede ser colocada al margen de la vida de la Iglesia y de su tarea esencial: la Evangelización. La pastoral bíblica, en cuanto ciencia, no puede estar dependiendo del entusiasmo momentáneo de algunos agentes de pastoral que realizan acciones aisladas sin estructura seria y sin coordinación con la pastoral orgánica. La Evangelización debe ser planificada, y dentro de este caminar eclesial, la pastoral bíblica debe ser el “sustento y vigor”, es decir, una verdadera y auténtica pastoral y no sólo un movimiento o apostolado bíblico.

 

3. Tareas de la pastoral bíblica.

Además de la tarea fundamental de la pastoral bíblica que es la Evangelización, le corresponden algunas tareas preferentes de acuerdo a la realidad de nuestra Iglesia mexicana y de cada una de las diócesis:

· Ofrecer criterios para asumir la Biblia como Palabra Divina, Humana y Actual.

· Ofrecer criterios para que el encuentro con la Sagrada Escritura fomente la adhesión a Jesucristo.

· Ofrecer criterios para que el encuentro con la Sagrada Escritura lleve a la conversión.

· Ofrecer criterios para que el encuentro con la Sagrada Escritura promueva la comunión y la solidaridad.

· Promover la Lectio Divina

· Animar la proclamación digna y la escucha fervorosa de la Palabra en la liturgia.

· Poner al alcance de todos, material adecuado que facilite el encuentro con la Palabra.

· Integrar adecuadamente la pastoral bíblica dentro de la pastoral orgánica.

 

4. Rasgos
de la pastoral bíblica.

Para que Sagrada Escritura verdaderamente se vaya convirtiendo en el alma de la Evangelización, la pastoral bíblica debe poseer los siguientes rasgos:

· La pastoral bíblica debe llevar a un permanente encuentro con Cristo Vivo. Como el encuentro es con Alguien, esto impide que se vuelva una mera cultura bíblica.

· La Sagrada Escritura no podrá ser el sustento y vigor de toda la vida de la Iglesia si no conduce a la conversión, pues no hay encuentro auténtico con Cristo sin signos de verdadera conversión. La pastoral bíblica promueve la conversión.

· La pastoral bíblica debe fomentar la espiritualidad del seguimiento. Todo acercamiento a Cristo Vivo nos invita a seguirle más de cerca, nos compromete a vivir como verdaderos discípulos.

· La pastoral bíblica conduce a la comunión y a la participación. El punto de partida y de llegada en la pastoral bíblica son la comunión y la participación; y esto lo podrá lograr si está abierta a los diferentes carismas y vocaciones con las que el Espíritu enriquece a la Iglesia y si no se olvida que está al servicio de las diferentes acciones pastorales en la comunidad.

· La pastoral bíblica debe promover eclesialmente la Sagrada Escritura en los diferentes niveles de Iglesia, para ello es necesario que exista una coordinación diocesana.

· La pastoral bíblica lleva a un compromiso serio de solidaridad. Es fundamental la pastoral bíblica en una diócesis porque ofrece caminos y medios que ayudan a iluminar la realidad angustiante de los más necesitados ya que es una pastoral centrada en la persona y promotora de su dignidad.

· La pastoral bíblica dinamiza la Nueva Evangelización. En nuestro caminar diocesano hacia el IV Plan de Pastoral, la Sagrada Escritura debe dar calidad al ardor, al método y a la expresión en toda tarea evangelizadora.

· La pastoral bíblica debe estar animada permanentemente por el Espíritu, dador de vida, de amor y libertad.

· La pastoral bíblica acrecienta la conciencia misionera de la comunidad, porque el encuentro con la Palabra es gran alimento del misionero.

· La pastoral bíblica consolida el espíritu y el trabajo ecuménico. Conciencia misionera respetuosa, atenta, abierta y creativa pero sin ingenuidad.

· La pastoral bíblica profundiza, asume y articula la inculturación del Evangelio.

· La pastoral bíblica tiene como tarea preferente ofrecer orientaciones claras sobre la Biblia como: palabra divina, palabra humana y palabra viva y actual. En cuanto palabra divina es palabra eterna, es palabra vivificante que permite a todos los hombres vivir con Dios, es palabra pronunciada y vida manifestada, es la revelación del misterio salvador de Dios. Como palabra humana es una palabra literaria concreta e histórica que ha sido puesta por escrito por personas inspiradas por el Espíritu. En cuanto palabra viva y actual es importante considerar que es una palabra que se dirige a cada uno y exige una respuesta comprometedora; es una palabra que toma en cuenta la realidad, que es leída en comunidad y en constante actualización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *